Comisiones Obreras - Fundación Paz y Solidaridad Serafín Aliaga

Comisiones Obreras - Fundación Paz y Solidaridad Serafín Aliaga
Comisiones Obreras - Fundación Paz y Solidaridad Serafín Aliaga

martes 13 de junio de 2017

Índice Global de los Derechos 2017 de la CSI

Aumento de la violencia y represión contra los trabajadores

Indice Global de Derechos CSI 2017

Indice Global de Derechos CSI 2017

Fuente: CSI

El número de países donde se han registrado casos de violencia física y amenazas contra los trabajadores y trabajadoras se ha incrementado en un 10 por ciento en apenas un año, según el Índice Global de los Derechos de la CSI. Se han documentado ataques contra sindicalistas en 59 países, provocando una creciente ansiedad respecto a los empleos y salarios.

El informe indica que los intereses corporativos se sitúan por encima de los intereses de los trabajadores y trabajadoras en la economía mundial, y el 60 por ciento de los países excluyen a categorías enteras de trabajadores de la cobertura de la legislación laboral.

"Denegando a los trabajadores y trabajadoras la protección que garantiza la legislación laboral, se crea una mano de obra oculta, respecto a la cual tanto gobiernos como empresas eluden sus responsabilidades, especialmente para los trabajadores migrantes, del hogar y los empleados con contratos de duración determinada. En demasiados países, los derechos democráticos fundamentales están siendo socavados en aras de los intereses de las empresas", afirmó Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI.

El Índice Global de los Derechos de la CSI 2017 clasifica a 139 países en función de 97 indicadores reconocidos internacionalmente, para evaluar dónde están mejor protegidos los trabajadores, tanto en la ley como en la práctica.

Las principales conclusiones del informe son:
- 84 países excluyen a grupos de trabajadores de la legislación laboral;
- Más de tres cuartos de los países no conceden a algunos o a todos los trabajadores el derecho a hacer huelga;
- Más de tres cuartos de los países deniegan a algunos o a todos los trabajadores la negociación colectiva;
- De los 139 países examinados, 50 deniegan o limitan la libertad de expresión y de reunión;
- El número de países en que los trabajadores/as están expuestos a violencia física y amenazas se incrementó en un 10 por ciento (de 52 a 59) e incluyen a Colombia, Egipto, Guatemala, Indonesia y Ucrania.
- Se ha asesinado a sindicalistas en 11 países: Bangladesh, Brasil, Colombia, Filipinas, Guatemala, Honduras, Italia, Mauritania, México, Perú y Venezuela.

"Basta con ver esas tremendas cifras para comprender por qué la desigualdad económica es actualmente la más alta en la historia moderna. Los trabajadores y trabajadoras ven denegados sus derechos básicos, que les permitirían organizarse y negociar colectivamente para obtener una parte justa. Esto, sumado a las crecientes limitaciones a la libertad de expresión, está fomentando el populismo y amenaza la propia democracia", añadió Burrow.

El informe clasifica como los 10 peores países para los trabajadores en 2017 a Bangladesh, Colombia, Corea del Sur, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos, Filipinas, Guatemala, Kazajstán, Qatar y Turquía. 

Filipinas, Corea del Sur y Kazajstán se han incorporado a la lista de los 10 peores países por primera vez este año.


La región de Oriente Medio y el Norte de África fue una vez más la peor región en cuanto al trato recibido por los trabajadores y trabajadoras, con el sistema de la kafala en los países del Golfo que impone condiciones de esclavitud a millones de personas. La denegación absoluta de derechos básicos de los trabajadores sigue vigente en Arabia Saudita. En países como Iraq, Libia, Siria y Yemen, los conflictos y la desintegración del Estado de derecho implican que no exista garantía alguna de derechos para los trabajadores. En un país destrozado por conflictos, como es Yemen, 650.000 trabajadores del sector público no han cobrado salario alguno durante más de ocho meses, y cerca de cuatro millones de empleos en el sector privado se han perdido, incluyendo en las operaciones de multinacionales como Total, G4S y DNO, dejando a familias enteras desamparadas. La continua ocupación en Palestina implica también que los trabajadores ven denegados sus derechos y la oportunidad de encontrar trabajos decentes.

Las condiciones en África se han deteriorado, siendo Benín, Nigeria y Zimbabwe los peores países -incluyendo numerosos casos de trabajadores suspendidos o despedidos por emprender acciones de huelga legítimas.

La Confederación Sindical Internacional ha venido recopilando información sobre las violaciones de los derechos de los trabajadores a la sindicalización y a la negociación colectiva en todo el mundo desde hace más de 30 años. Este es el cuarto año en que la CSI presenta los resultados a través del Índice Global de los Derechos, que aporta un enfoque único y exhaustivo sobre la manera en que las leyes gubernamentales y las prácticas empresariales han deteriorado o mejorado en los 12 meses precedentes.

En Corea del Sur, Han Sang-gyun, presidente de la Korean Federation of Trade Unions, lleva encarcelado desde 2015 por haber organizado diversas manifestaciones durante la revolución de las velas, oponiéndose a la propuesta de reforma laboral de la ahora depuesta presidenta Park Geun-hye.

En Kazajstán varios líderes sindicales fueron arrestados simplemente por haber convocado una huelga. En Filipinas, el clima de violencia e impunidad, que ha proliferado bajo el régimen del presidente Duterte, ha tenido un profundo impacto sobre los derechos de los trabajadores.

Las condiciones de trabajo también han empeorado en otros países, como Argentina, Brasil, Ecuador y Myanmar.

Argentina ha registrado un aumento de incidentes de violenta represión por parte de las fuerzas de seguridad del Estado y privadas. En un caso concreto, 80 trabajadores resultaron heridos durante un paro laboral reclamando mejoras salariales y de sus condiciones de trabajo. En Brasil hubo un incremento considerable de casos de explotación laboral en la construcción de las instalaciones para los Juegos Olímpicos de 2016, y el desmantelamiento de la legislación laboral por parte de la nueva Administración brasileña el año pasado provocó una fuerte degradación de las normas del trabajo. En Ecuador, se prohibió a dirigentes hablar en nombre de su sindicato y las oficinas sindicales fueron allanadas y ocupadas por el Gobierno. Persisten los problemas en el sector del vestuario en Myanmar, con largas jornadas laborales, bajos salarios y malas condiciones de trabajo, que se ven exacerbados por graves deficiencias en la legislación laboral, que hacen que resulte especialmente difícil registrar nuevos sindicatos.

"El desafío estriba en que los Gobiernos acepten su responsabilidad de gobernar para las personas, y no solo en interés de las grandes empresas, adoptando leyes que respeten las normas internacionales del trabajo. Hasta en las circunstancias más opresivas, los trabajadores seguirán organizando sindicatos, y ya es hora de que los políticos se pongan de su lado en lugar de pisotear sus derechos", dijo Sharan Burrow.

El Índice Global de los Derechos de la CSI 2017 clasifica a los países de uno a cinco en base a 97 indicadores, con una puntuación global que sitúa a los países en una de estas cinco categorías.

1       Violaciones irregulares de los derechos: 12 países incluyendo Alemania y Uruguay
2       Violaciones repetidas de los derechos: 21 países incluyendo a Japón y Sudáfrica
3       Violaciones regulares de los derechos: 26 países incluyendo a Chile y Polonia
4       Violaciones sistemáticas de los derechos: 34 países incluyendo a Paraguay y Zambia
5       Derechos no garantizados: 35 países incluyendo a Egipto y Filipinas
5+      Derechos no garantizados debido a desintegración del estado de derecho: 11 países incluyendo Burundi, Palestina y Siria

 

Índice Global de los Derechos 2017 de la CSI

martes 13 de junio de 2017

Documentos relacionados

10 peores países para trabajar
Indice global de derechos CSI 2017 Informe completo
Indice global de derechos CSI 2017 clasificación